Las cicatrices mentales de los niños en Yemen

Ayesha fue asesinada, y parte de Ghaida murió con ella

TAEZ // Ghaida Mazen, de nueve años de edad, solía ser educada y obediente, pero cuando perdió a su amiga Ayesha, de 8 años, en un ataque en Taez en agosto pasado, todo cambió.

“No le explicamos la noticia del asesinato, pero ella se enteró por sus amigos y luego comenzó a hacer preguntas como:” ¿Dónde está Ayesha ahora? “Después de un mes de pensar en su amiga, se volvió agresiva, explica u madre, Basma.

Ghaida comenzó a golpear a sus amigos sin razón, y ya no muestra respeto a sus padres y familiares. Su familia la mantiene en casa para evitar problemas con sus vecinos. La guerra en Yemen ha afectado gravemente a los niños. Casi 10 millones de niños yemeníes enfrentan el miedo, el dolor y la privación provocados por la guerra, informó Unicef en un informe el año pasado, y el reclutamiento de niños soldados también ha aumentado exponencialmente..

La ONU documentó cerca de 1.500 casos de niños menores de 18 años reclutados en la guerra en los últimos dos años.

Si bien es difícil cuantificar el trauma psicológico sufrido por los niños yemeníes, esta historia representa un ejemplo del daño emocional infligido a los jóvenes en los conflictos de la región.

La ciudad de Taez y la provincia circundante ha sido testigo de algunos de los más intensos combates de la guerra de Yemen.

La mayoría de las familias de la provincia de Taez están luchando para proporcionar alimentos a sus hijos, pero mucho menos para cuidar de su salud mental. Y en Yemen, palabras como “rendición”, “francotirador”, “disparar”, “enemigo”, “matar”, “Kalashnikov” y “armas y municiones” a menudo se escuchan mientras los niños juegan juntos.

Wael Hasan, un psicólogo que trabaja en Taez, dijo que esto es un indicador de que necesitan ayuda para superar los traumas de la guerra como la muerte, la violencia y el miedo.

Con menos de 10 psicólogos en la provincia de Taez, exhortó a las organizaciones internacionales a “centrarse en las víctimas de trauma psicológico y abrir centros para ayudar a las víctimas de forma gratuita”.

Mojar la cama es un síntoma clave del trauma en los niños, y es algo que está sucediendo con muchos niños yemeníes, incluyendo a Amr Khalid, de seis años de edad.

Su familia huyó de los combates en la ciudad de Taez a Al Turbah, a 70 kilómetros de distancia, pero los recuerdos del conflicto se quedaron con él. “Mi hijo era un niño normal y ya no mojaba su cama por la noche a los seis años. Pero debido a los bombardeos que atacaron la ciudad durante el último año, comenzó a mojar su cama de nuevo “, dijo su madre Asma. “El pediatra confirmó que ésto fue el resultado del bombardeo y que debemos mantener a Amr lejos de los sonidos de la guerra, pero los residentes de la ciudad de Taez no pueden evitar oír los sonidos de la guerra que los rodean.

De vuelta en la casa familiar de Ghaida en el vecindario de Al Roudha de Taez, su padre, Yasin, de 39 años, trata de ayudar a su hija. Solía trabajar en la empresa de electricidad estatal, pero no ha recibido su salario durante seis meses.

“Cuando le pedimos a Ghaida que haga algo, nos grita … la mayoría de las veces no obedece”, dice su madre.

“Mis vecinos me dijeron que Ghaida necesita psicoterapia, pero no hay un psicólogo adecuado en Taez y estamos esperando a que termine la guerra, para que podamos tratarla” ”

https://www.pressreader.com/@Eva_Erill/5XZ4QG8TQW41

FUENTE; TheNational, 12/02/2017