El empeoramiento de la crisis humanitaria en Yemen

Un ataque al puerto comercial más importante del país se espera en breve

“Después de dos años de guerra, una cuarta parte de los 28millones de yemenies están al borde de la inanición. La atención se centra ahora en Hodeida, el puerto más grande del país, a través del cual la mayoría de los alimentos pasan, sobre todo en el norte controlado por los rebeldes, donde vive la mayor parte de la población.

Una coalición militar liderada por Arabia Saudí y respaldada por las naciones occidentales, está finalizando los planes para invadir y tomar el puerto. Un ataque es inminente, según los observadores de la ONU. Una incursión exitosa podría empujar a las fuerzas rebeldes-una combinación de Huzis y soldados leales al ex presidente, Ali Abdullah Saleh, fuera de Saná, capital de Yemen. Las agencias de ayuda y los funcionarios de la ONU advierten que la lucha por el puerto agravaría la crisis humanitaria en Yemen.

Yemen depende de la importación del 90% de sus alimentos, e incluso antes de la guerra Hodeida manejaba la mayor parte del comercio de alimentos. La coalición liderada por Arabia Saudi sitió el puerto controlado por los rebeldes desde el momento en que inició la guerra hace dos años. Su bombardeo a instalaciones ha dañado y desactivado las grúas que descargan la carga. A medida que los suministros han disminuido, los niveles de hambre han aumentado considerablemente. Los envíos se reanudaron parcialmente después de un año de lucha. Más de 3,5 millones de toneladas de alimentos y casi 2 millones de toneladas de combustible ya han entrado en los puertos controlados por los rebeldes. Pero son muy insuficientes, y los precios disparados hacen que la población no tenga acceso.

Las agencias de ayuda temen que una asalto en Hodeida cortaría las líneas de suministro hacia el norte controlado por los rebeldes, incluyendo Sanaá. Eso sería devastador para los dos tercios de los yemeníes que dependen de la ayuda alimentaria. La coalición argumenta que los suministros podrían en cambio pasar a través de los puertos bajo su control en el sur, en particular Adén. Sin embargo, las agencias de ayuda se quejan de que la capacidad actual de Aden es insuficiente para alimentar a todo el país. El camino del norte también está lleno de puestos de control, donde los grupos armados, entre ellos Al Qaeda, exigen sobornos pesados. Para los pobres, los precios de los alimentos básicos están cada vez más fuera de su alcance.

Las consecuencias de una incursión en Hodeida serán de largo alcance. Si el ataque falla, se habrá humillado a la coalición liderada por Arabia Saudi, tal vez hasta el punto de desintegración. Un asalto con éxito podría dar el poder de la costa occidental a la coalición, pero podría empeorar la crisis humanitaria en Yemen. La pérdida de Hodeida privaría a los rebeldes de su principal fuente de ingresos. Un asalto a Hodeida determinaría el resto de la trayectoria de la guerra.”

http://www.economist.com/blogs/economist-explains/2017/04/economist-explains-3?fsrc=scn%2Ffb%2Fte%2Fbl%2Fed%2F

FUENTE; The Economist, 13 abril de 2017