Los yemeníes desesperados, venden los órganos para sobrevivir

Sin opciones para ganarse la vida a medida que la guerra del Yemen avanza, algunos han recurrido a la venta de sus órganos

Las cicatrices de la reciente cirugía renal de Adnan Ali se están desvaneciendo, pero su dolor emocional perdura.
Ali – que está desempleado, divorciado y de poco más de treinta años – recientemente se encontró enfrentando una dura elección. Podía alistarse para pelear con los rebeldes Houthi en las líneas de frente de la guerra en Yemen , buscar trabajo en la vecina Arabia Saudi o vender sus órganos.
“No hay trabajo, y mi esposa me dejó por otro hombre”, dijo Ali desanimado, en el distrito Bani Matar de Yemen, al suroeste de la capital, Sanaa.

Después de más de dos años de guerra, muchos yemeníes de la clase obrera se han dedicado a vender artículoscomestibles y khat. Otros han optado por vender sus órganos para sobrevivir.
En el caso de Alí, le dijo a Al Jazeera que un taxista yemení-egipcio solía esperar fuera de la oficina de pasaportes de Sanaa, donde acechaba y preguntó a Ali, luego atacó su inseguridad financiera, . Ali había ido a la oficina de pasaportes con un plan para visitar Arabia Saudita; al descubrir esto, el taxista mostró a Ali sus propias cicatrices y dijo que había ganado suficiente dinero al vender su riñón para casarse y comprar un auto.
El agente organizó el pasaporte de Ali, se puso en contacto con un distribuidor de órganos egipcio y creó un falso informe médico que atestiguaba que Ali estaba sufriendo de una enfermedad que requería viajar a El Cairo para recibir tratamiento médico. El corredor y Ali acordaron un pago de $ 10,000 para el riñón de Ali, que estaba destinado a un anciano de Kuwait .
En El Cairo, Ali recordó que permaneció en un pequeño y destartalado apartamento de alquiler en el bullicioso distrito de Giza durante 25 días. Se le impidió salir.

El caso de Ali no es único. Aunque el alcance del comercio de órganos entre los yemeníes desesperados no está claro, otras víctimas de tráfico dijeron a Al Jazeera que las redes operan de forma anónima en shisha bares y cafés en Yemen y Egipto .
Ali dijo que el médico que realizó su operación no le advirtió de las posibles consecuencias y no hubo atención postoperatoria. Los pacientes están obligados a firmar un contrato que dice: “No es nuestra responsabilidad si surgen complicaciones después de la cirugía”, agregó.

Según las Naciones Unidas, más de 20 millones de yemenitas necesitan ayuda humanitaria , mientras que se calcula que las reservas de divisas del Banco Central de Yemen han caído de 4.700 millones de dólares a finales de 2014 a menos de 1.000 millones de dólares en septiembre de 2016. Los salarios del personal, maestros y otros trabajadores del sector público han sido pagados irregularmente desde septiembre de 2016, dejando a más de un millón de empleados del estado y sus familias sin ingresos regulares.

El mes pasado, activistas en Facebook distribuyeron una fotografía de una maestra yemenita que supuestamente ofrecía uno de sus riñones para la venta, con el título: “Esto es lo que nos ha llevado a un gobierno engañoso con falsa legitimidad. venta para salvar a mis hijos del hambre.”

Wahag al-Maqtari, fundador del Sobol al-Haya Critical Care Hospital en Sanaa, dijo a Al Jazeera que la mayoría de las víctimas del tráfico de órganos en Yemen son hombres, generalmente entre los 28 y 40 años. Aunque no pudo precisar cómo muchos yemeníes habían recurrido a la venta de sus órganos, sugirió que por lo que había presenciado parecía que se estaba “llevando a cabo a una escala sin precedentes”.

La Organización Yemen para la Lucha contra la Trata de Personas, una organización no gubernamental con sede en Sanaa, ha documentado 300 casos de venta de órganos en Egipto desde el comienzo de la guerra en marzo de 2015. Esto no refleja un cambio con respecto a los cinco años anteriores, a la ONG, el número real podría ser mucho mayor, ya que muchos casos no se denuncian debido a la ilegalidad de la práctica y las preocupaciones religiosas.
“El noventa por ciento de los yemeníes que vendieron sus órganos han viajado a Egipto”, dijo a Al Jazeera Nabil Fadhil, fundador de la organización. Los órganos más frecuentemente comercializados incluyen riñones, lóbulos hepáticos y córneas, y el precio pagado al donante varía, dijo.
Probablemente habría habido más cirugías fuera de Yemen si no hubiera sido por los cierres de aeropuertos implementados el año pasado, pero “algunas familias desesperadas todavía hacen el viaje”, agregó Fadhil.
Incluso si se hace dentro de Yemen, dijo Maqtari, las cirugías se llevan a cabo a escondidas. “Los pacientes no se acercan a nosotros directamente”, dijo. “Ellos hacen esto con la ayuda de redes de tráfico”.

Algunas operaciones se realizan en grandes hospitales con atención médica adecuada; la mayoría se realizan en salas de operaciones sin licencia o improvisadas con equipo o personal inadecuado, agregó Maqtari. Sólo el 45 por ciento de los centros de salud en Yemen son totalmente funcionales.
Bajo la Ley de Trasplante de Órganos y Tejidos Humanos, aprobada por el Parlamento egipcio en 2010, las personas que venden órganos deben ser penalizadas, pero un estudio realizado por el British Journal of Criminology en 2016 encontró que en lugar de abordar el comercio de órganos del mercado negro, la ley empujó la práctica ilegal.

Elham al-Dulaimi, médico de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Sanaa, dijo a Al Jazeera que su institución mantiene una política estricta por la que los potenciales donantes de órganos deben obtener el permiso de las autoridades judiciales antes de proceder.
Fadhil dijo que ha documentado casos en los que los hospitales egipcios han comprado órganos de los yemeníes por 5.000 dólares y luego los han vendido a clientes acomodados de los países del Golfo o de Occidente por casi 100.000 dólares.

Hussein Fari Mozghib, un hombre delgado de Ibb con los ojos avellana y una delicada estructura ósea, vendió su riñón en octubre de 2014. Los $ 5,000 que recibió fueron suficientes para apoyar a su familia de ocho miembros por alrededor de seis meses.
Su alegría fue de corta duración, sin embargo, cuandi su salud comenzó a empeorar.
“No puedo llevar objetos que pesen más de 20 kilogramos, y en invierno duele más”, dijo Mozghib a Al Jazeera.
Cuando se le acabó el dinero, empezó a trabajar con los traficantes, ganando $ 1,000 por cada persona que envió a El Cairo. Se detuvo después de ser arrestado por las autoridades yemeníes.

A medida que la guerra de Yemen se prolonga, el futuro es todo menos cierto.

http://www.aljazeera.com/amp/indepth/features/2017/08/desperate-yemenis-sell-organs-survive-170830100704799.html