EL HAMBRE COMO ARMA DE GUERRA

“Han declarado la guerra a los pescadores” porque el sector pesquero de Yemen se ha convertido en una vía de sustento aún más vital para un país en medio de una de las peores crisis humanitarias.

A las 23.30, a diez millas náuticas de la costa occidental del Mar Rojo en Yemen, siete pescadores están cerca de poner fin a las cuatro horas que les ha costado recoger sus redes con la pesca del día desde su barco. De repente, lejos del foco de la gran lámpara de la embarcación, uno de los hombres ve una silueta negra aproximarse a ellos.

Momentos después, un helicóptero empieza a volar en círculos sobre ellos. Los pescadores están lejos del límite de 30 millas náuticas dentro del que la coalición liderada por Arabia Saudí les ha advertido permanecer tras arrojar panfletos sobre tierra. Sin embargo, sin aviso alguno, el helicóptero abre fuego.

Osam Mouafa agarra a su amigo, Abdullah, y lo arrastra a una esquina, haciéndose una bola para protegerse de las balas que atraviesan la embarcación. Con disparos en las dos rodillas y una tercera bala en el muslo, Osam empieza a sentir que el barco se llena de agua. “El barco se convirtió en un colador”, dice Osam, sentado junto al palo de madera que ahora necesita para caminar.

Para cuando el ataque indiscriminado ha terminado, Abdullah y el capitán –que tiene ocho hijos– están muertos. Otro miembro de la tripulación, Hamdi, ha quedado sordo y con una parte del cuerpo paralizada tras ser alcanzado en la cabeza por metralla. Los cinco supervivientes, todos sangrando, empiezan, sin descanso, a achicar agua de la embarcación, que se está hundiendo. El barco, sumergido parcialmente y con ropa tapando los agujeros, estuvo a la deriva durante 15 horas hasta que otro barco los rescató y remolcó hasta la costa.

Desde los inicios de los bombardeos saudíes, los buques de guerra y los helicópteros de la coalición han dañado o destruido 250 embarcaciones de pesca y han matado a 152 pescadores.”

http://www.eldiario.es/theguardian/bombardea-Arabia-Saudi-suministros-Yemen_0_717778707.html

Fuente; Iona Craigh/ the guardian/ eldiaro.es/ 12-12-17