FOTOGRAFÍAS SOCOTRA

Regala ARTE, regala SOLIDARIDAD;

En el año 2009 el fotógrafo Oriol Alamany viajó a la isla de Socotra, en Yemen, para la realización de un proyecto fotográfico personal sobre la naturaleza única en esa isla del Océano Índico.

Socotra está declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y de aquel trabajo surgieron un conjunto de conferencias y dos reportajes publicados en la revista National Geographic.

Cuando en noviembre del 2015, con la guerra ya declarada en Yemen, Socotra fue arrasada por dos ciclones que la devastaron, Oriol Alamany decidió colaborar con Solidarios Sin Fronteras en nuestra campaña de ayuda a la isla, con la que se lograron 13.751€ que se destinaron íntegramente a la reconstrucción de casi 100 casas.

El pasado octubre de 2016, Eva Erill logró entrar en la isla como representante de nuestra ONG y pudo visitar a las familias que hemos ayudado para documentar el trabajo realizado. La experiencia ha sido increíblemente gratificante, pero también hemos podido constatar lo mucho que aún queda por hacer en ese rincón del planeta donde no llega ayuda de ningún tipo.

Por esta razón desde Solidarios sin Fronteras hemos iniciado una segunda campaña para seguir ayudando a la isla y de nuevo Oriol se une y para estas navidades nos propone una preciosa forma de colaboración.

El artista ha realizado una edición de tiraje limitado de tres fotografías fruto de su trabajo en la isla y las ha donado a Solidarios sin Fronteras para que la recaudación de la venta contribuya a nuestro proyecto de reconstrucción de casas en Socotra.

La edición consiste en tres copias de tamaño 20 x 30 cm impresas sobre papel fine art Canson Infinity Rag Photographique de 310 gramos, que muestra tres elementos característicos de Socotra. El número de copias de cada fotografía está limitado a 50, firmadas por el autor y acompañadas de un certificado de autenticidad

El precio de venta de cada una de estas copias de autor, firmada y numerada, es de 60 € (precio más reducido del habitual) y se entregan en una carpeta con certificado de autenticidad. También se puede adquirir la colección completa de las tres imágenes por el precio especial de 150 €.

El dinero por la venta de estas obras se destinará íntegramente a la campaña de reconstrucción de casas destruidas por los dos huracanes.

Podéis hacer vuestros pedidos a: solidariosinfronteras@hotmail.com o mandar un mensaje a nuestra página de Facebook de Solidarios Sin Fronteras.

Estamos en Barcelona, pero enviamos por mensajería a toda España con un coste adicional de 7€.

Muchisimas gracias Oriol!!

AQUÍ el enlace a su blog.

 

15590246_10211864958367329_4958246915883885257_n

“Gaviotas cejiblancas en Qalansiyah”
Muestra las estéticas formaciones arenosas que se producen al noroeste de la isla al vaciarse la laguna intermareal de Qalansiyah por causa de las mareas. Como referencia de su inmensidad puede verse un grupo de Gaviotas cejiblancas, una espécie propia de los países árabes.

15590260_10211864959367354_1730523713312288685_n

“Dragon Blood Trees #2”
Un grupo de estos árboles endémicos de la isla iluminados por los primeros rayos del sol. Los dragos crecen tan sólo en las montañas del interior (aquí en el altiplano de Diksam) y son el símbolo más destacado de Socotra.

Descripción: (extraído del facebook de Oriol Alamany):

Año 2009, 23 de marzo, el día de mi Santo. No parecería un buen día para ponerse el despertador a las cuatro y media de la madrugada y levantarse antes que el sol. Pero estoy durmiendo en una tienda de campaña bajo unos preciosos árboles Drago sangre de dragón (Dracaena cinnabari), en el altiplano central de la isla de Socotra, en Yemen, y no estoy para perder el tiempo durmiendo. En pocos minutos ya tengo la cámara montada en un trípode fotografiando la silueta de los dragos y la Luna, escondida a ratos por algunas impertinentes nubes.

El sol no sale hasta las 5h30, entre nubarrones coloreados de naranja. Nuevas fotografías y le pedimos a Ahmed que nos acerque con su Toyota 4×4 a un bosque de dragos por el que pasamos ayer. Pero al llegar allí las nubes han privado de colorido a este bosque tan extraño y a la vez tan peculiar de Socotra. Hago algunas fotografías sin mucho interés hasta que encuentro un encuadre que me gusta y allí espero y espero. Es un Drago cercano que lidera un grupo de árboles en segundo plano. Bajo el trípode para encuadrar la escena un poco en contrapicado para que la espléndida copa destaque de manera limpia sobre el cielo, sin tocar a sus acompañantes.

Al fin un rayo de sol encuentra un hueco en las nubes y estas dejan pasar su luz brillante y dorada. Cielo azul de Socotra, contra tronco y ramas teñidas de naranja por el sol. Me da tiempo para hacer tres disparos, con las nubes en distintas posiciones debido al viento. Son las 5h56 de la mañana y ya tengo mi imagen.

Seguimos deambulando por el bosque, pero la luz ya no es la de adecuada. A las ocho y media volvemos a nuestras tiendas y desayunamos pan árabe con miel. Tenemos una larga jornada de trabajo por delante, este nuevo día en Socotra no ha hecho más que empezar.

(Canon EOS 1Ds Mark II a ISO 100, 1/13 f:16, 17-40mm con filtro polarizador, trípode).

 

15672768_10211864958727338_1593877565953834782_n

“Pescador tirando la red”
capta el momento en que un joven socotrí tira su red de mano en Di Heybaq para pescar peces en el rico litoral de la isla.

Descripción: (extraído del facebook de Oriol Alamany):

Año 2009, 21 de marzo. Tras un madrugón para fotografiar las primeras luces en los pináculos de las montañas Haggeher, y un desayuno en el sencillo hotel de la ciudad de Hadiboh donde nos alojamos durante nuestra estancia en la isla de Socotra, cargamos el Toyota Land Cruiser con el equipo suficiente para pasar cuatro días de acampada en el centro y la costa sur de la isla.

Recorriendo la costa en ruta hacia el altiplano de Diksam, vemos a un joven tirando su red de pesca en un mar de color azul saturado como sólo puede verse en el Océano Índico. ¡Vaya escena! Le pido a Ahmed si le parece que podríamos fotografiarle y bajamos hasta la playa para hablar con él. Ambos hablan en socotrí y el chico de piel oscura, aunque tímido, acepta. Prefiero mantenerme a cierta distancia para dejarle trabajar, por lo que le fotografío con un teleobjetivo corto. Tira la red repetidas veces para capturar pequeños pececillos que nos cuenta que no son para comer, si no para utilizar de cebo para la pesca de otros peces mayores. En cada lance la red lastrada con piedrecillas se hincha como si fuera una gran medusa blanca, para acabar sumergiéndose en el mar azul. Disparo varias ráfagas con la cámara, deslumbrado por el color, la luz y la belleza del momento. Es tan sólo mi segundo día en Socotra y ya estoy fascinado por todo lo que veo.

(Canon EOS 1Ds Mark II a ISO 200, 1/500 f:5, 70-200 mm f:2.8L a 70 mm con filtro polarizador).