RECONSTRUCCIÓN

Tras el paso de los 2 ciclones por la isla de Socotra en noviembre de 2015 y que 15.000 personas de las 50.000 que viven en la isla hubiesen perdido sus casas, desde Solidarios sin Fronteras decidimos ayudar a los socotrís a reconstruir sus hogares y a perforar pozos, especialmente en las zonas de Irsal, Homhil, Hale, Dixam, Firhmin y Matief, algunas de las de más difícil acceso de la isla.

Para INFORMACIÓN detallada sobre los ciclones, haz CLICK AQUÍ.

Se han realizado 3 campañas de ayuda a la isla de Socotra y se han reconstruido 138 casas para más de 1300 personas, un pequeño orfanato, un pequeño centro medico en una zona muy aislada y se han iniciado los trabajos de perforación de 5 pozos en zonas beduinas de Qalansiya, que daran agua a 1200 personas que hasta ese momento debían caminar horas para ir a buscarla.

En Socotra, en una misma casa viven diversas familias que se reparten las zonas de la vivienda. Así, la reconstrucción ha ayudado a muchísima gente, puesto que en cada casa pueden vivir más de 10 personas, de 2 ó 3 familias. Las casas son de piedra muy simples, y lo que hemos hecho es aportar el cemento para que las nuevas construcciones sean más firmes (pero siempre en estilo socotri)

Socotra es la única zona de Yemen donde el equipo de Solidarios sin Fronteras ha podido acceder desde el inicio de la guerra, con permisos humanitarios por ser la única ONG trabajando allí de forma permanente. En los diversos viajes hemos constatado como a diversas partes de la isla no ha llegado ninguna ayuda y muchas familias continúan sin casa, sin techo, o no disponen de agua, o viven en tiendas de campaña…

Por este motivo, continuamos trabajando en la isla para ayudar a los socotris, porque además, al ser un lugar tan desconocido, dificilmente recibirán ayuda de otras organizaciones.

Socotra no sufre bombardeos ni ataques de la coalición de países que están destruyendo Yemen, pero si sufre, de una forma cada vez más intensa, las consecuencias de pertenecer a un país en guerra y bloqueado en todos sus accesos.

Con el inicio de la guerra y el bloqueo que sufre el país,la isla se quedó sin turismo (que era la fuente principal de ingresos), con gran escasez de comida que no sea el pescado propio de la isla o las cabras (ya que dependía en un 90% de los vuelos que venían 3 veces por semana desde la capital, Sana’a, provistos de verduras, fruta, y todo aquello que no existe en la isla, y que ahora no operan en todo el país), sin atención médica especializada y sin apenas gasolina, gas para cocinar, sin electricidad…

Los enfermos que necesitan tratamiento no lo pueden obtener en la isla, la pesca no se puede exportar internacionalmente y al no disponer de gas para cocinar, las familias están cortando los árboles (si, esas maravillas patrimonio de la humanidad) para dar de comer a sus hijos.

Reconstruir una casa en Socotra no tiene nada que ver con la idea de reconstrucción que tenemos aquí. Socotra tiene un funcionamiento comunitario, y eso también se aplica a la hora del trabajo: cada casa que hemos ayudado a reconstruir se ha hecho entre muchas personas, toda la aldea en ocasiones. Los más pequeños ayudan llevando los sacos de cemento, las mujeres cocinando… Todos colaboran porque son muy conscientes de que es ese espíritu comunitario lo que permite sobrevivir.

Cada saco de cemento tiene un precio aproximado de 7€. Reconstruir una casa entera para unas 10 personas, cuesta unos 400-600€, y si hay que reconstruir solamente una parte de la misma, es suficiente con 150-200€.

¿Poco verdad desde nuestra visión occidental? Pero imposible para ellos en una isla donde la mayoría de personas está sin trabajo desde que empezó la guerra en Yemen.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Dejad que os contemos algunas de las historias de las familias cuyas casas estamos reconstruyendo:

Una familia beduina de Socotra, de la zona de Shoab beach, vivía en Qalansiya para que sus hijos pudiesen ir a la escuela.Se trata de una familia que perdió al padre, y que cuenta con 6 hijos.

Los huracanes de noviembre destruyeron totalmente parte de la casa, dejando al descubierto, a vista de todos los transeúntes, el interior del hogar. Eso hizo que la familia abandonase Qalansiya (es impensable que alguien pueda ver el interior de una casa donde viven mujeres), y se trasladaron a casa de unos familiares en Shoap beach, lo que ha implicó el abandono escolar de los niños.

Necesitaban 80 sacos de cemento, 510€ para poder tener de nuevo su casa y que los niños pudiesen volver a la escuela. Desde enero de 2017, la familia ha podido regresar a su hogar.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En las montañas de Socotra, en Wadi Dirho, muy cerca de Dixam y camino de Firhmin, vive una familia de 10 personas, cuya casa literalmente DESAPARECIÓ con el ciclón Chapala. No una parte, no el techo, una habitación o varias, no. TODA la casa salió volando, incluidas las mantas, alfombras, utensilios de cocina, todo.

Desde entonces, “vivían” en una tienda de campaña que servía de dormitorio, comedor, sala de estar…

Necesitaban unos 100 sacos de cemento, que suponen unos 640€ y desde Solidarios sin Fronteras nos comprometimos a ellos.

Hoy disfrutan de su nueva casa, y no podéis imaginar la emoción tan grande al ver que con tan poco, hemos cambiado la vida de esa família…

¿Imagináis poder construir vuestra casa por 600€? ¿Cómo no ayudarles?

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El equipo de Solidarios Sin Fronteras continua repartiendo el cemento. Con los caminos tan complicados, el altísimo precio de la gasolina y la dificultad para encontrar vehículos (con el bloqueo a Yemen por parte de Arabia Saudi, la gasolina a penas llega al país y menos a la isla, y la mayoría de socotris han tenido que vender sus 4×4 y sus camionetas), es una verdadera gesta lo que nuestro pequeño equipo de Solidarios Sin Fronteras está haciendo.

 

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

En diversas partes de la isla de Socotra la gente vive desde los huracanes en tiendas de campaña, muchas de ellas destrozadas, que han dado lugar a que se creen campos de refugiados.

Ellos quieren creer que los que les dieron las tiendas (algún país árabe, parece ser que Omán), va a construirles casas de piedra y cemento como las que nosotros reconstruimos, pero no parece que fuera a suceder…

Es esa filosofía que comparten algunas grandes organizaciones cuando hay desastres: poner tiendas en lugar de casas, un parche en lugar de una solución, que lo único que logra es una dependencia total de las personas hacia esa u otras organizaciones, y un grado de insalubridad enorme.

Vídeo 1

Vídeo 2

 

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Nuestro equipo en Socotra reparte los utensilios de cocina entre las familias que los perdieron en los huracanes. Nos escriben diciendo: “Queridos, allí en la región occidental de la isla, no había llegado nada a las familias para ayudarles a disminuir su sufrimiento”

 

13116441_10209705322217775_5609354495146348676_o

 

Dixam y Firmhin, las maravillosas zonas del Draco ó Dragon Tree (árbol de la sangre del dragón) reciben el cemento para reconstruir sus casas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Nuevas fotos de famílias que reciben cemento para reparar sus casas en la isla de Socotra. En esta ocasión Dixam y Firhin, las maravillosas zonas del Draco (Dragon Tree)

Hay lugares donde el huracán no dejó nada en pie…




El pase de diapositivas requiere JavaScript.