Yemen: It’s the economy, stupid!

De lectura obligada para los que queréis saber más de lo que ocurre en Yemen.

Algo peculiar está sucediendo en Yemen: los temas de la política monetaria y la banca central se han convertido en parte de la charla cotidiana, y han llegado incluso al arte de la calle

La guerra ha devastado la economía de Yemen. La mayor parte de las exportaciones del país eran de petróleo y gas, y esas industrias simplemente no están funcionando.

El mes pasado apareció un mural en una pared en frente del banco central del país: La línea roja refleja las fluctuaciones salvajes del rial yemení vacilante.

El artista, Murad Subay, llamó a su obra “La sierra”, un reflejo de cómo la situación económica está aserrando su país. Él se inspiró en los titulares que el banco central ofrece sobre la economía de su país.

“Las personas están devastadas debido a la fluctuación de la moneda,”. Los precios se han disparado mientras que los salarios se han estancado, y “muchas personas no pueden permitirse el lujo de vivir en esta situación económica; no pueden permitirse la compra de alimentos y servicios básicos “.

En los últimos meses, los comentaristas han advertido que el banco central de Yemen está en serios problemas.

Tal vez es sorprendente que haya sobrevivido tanto tiempo – después que todo el país ha sido devastado por una guerra.

El banco central fija los tipos de cambio oficiales para la importación de harina y granos, pero el tiempo que puede apuntalar a un país al borde de la crisis económica completa no está claro.

“Después de 15 meses de intenso conflicto, las reservas del banco central, como es comprensible, se están agotando,”. Si las reservas de divisas se acaban y el banco no pueden evitar que el rial se caiga aún más, “golpearía a Yemen duro, y los muy pobres es probable que sufran aún más”.

Hisham al-Omeisy, un analista de Sana’a, ha señalado que lo que hace el banco – o deja de hacer – tiene un impacto directo en la vida cotidiana y todos lo saben.

“Nos afecta directamente con el establecimiento de precios, con la obtención de gas … Mucha gente no tiene dinero para nada, por lo que cualquier cambio en los precios puede ser drástico.

Una de las consecuencias de la crisis en el sistema bancario es que los comerciantes que quieran importar mercancías a Yemen – incluyendo alimentos – no han sido capaces de lograr crédito. (es decir, pago avanzado para enviar su mercancía y garantizar así que no.perderán)

Eso significa que las importaciones de alimentos han bajado, y los precios han subido. En la capital, un saco de 50 kg de harina está a 7.500 rial (unos 27€), en comparación con hace unos meses, a 5000 rial(18€). En zonas como Taiz, los precios son significativamente más altos todavía.

Y es difícil comprar alimentos que están caros sin un salario regular.

Jamal al-Sanabani, jefe de la Unión General de Sindicatos de Trabajadores de Yemen, dijo que cerca de tres millones de personas han perdido sus puestos de trabajo debido a la guerra.

La situación se está deteriorando rápidamente. A principios de este mes, según los informes, el banco dejó de pagar algunos salarios del gobierno, al menos por el momento.

Y aún podría empeorar.

imag3617

“Si las importaciones básicas tales como alimentos, medicinas y combustible se limitan aún más, ún más limitada, sería cruzar el límite para la vida diaria de las personas que ya se encuentran en el borde ya”.

Entre los sectores más afectados por la crisis económica está la salud, un área que ya era deficiente antes.

Programas como la vacunación ya no están funcionando debido a que las clínicas y hospitales se han quedado sin suministros”.

Si los médicos y las enfermeras públicos no cobran sus salarios esto representaría una situación realmente peligrosa, ya que la mayoría de las clínicas privadas ya se han cerrado y los únicos centros de salud que aún se mantienen, son públicos.

Todo el mundo dice que la mejor manera de apuntalar la economía de Yemen es la paz.

“Lo mejor que puede pasar es que las partes en conflicto lleguen a un acuerdo de paz duradero, y todos los interesados puedan trabajar juntos para estabilizar y reconstruir Yemen”.

Pero las conversaciones en Kuwait parecen no avanzar hacia ninguna parte.

Subay, el muralista, se preocupa por su país, incluso si el banco central obtiene ayuda.

“No creo que esta crisis se puede resolver mediante algún tipo de resolución en el papel. Ninguna situación económica mejora en tiempos de guerra. Lo primero es terminar con la guerra”.

ARTÍCULO COMPLETO AQUÍ